Etiquetas

domingo, 26 de marzo de 2017

MADE IN CHINA 2025. 中国制造2025. HACIA LA FABRICACIÓN INTELIGENTE. LA INDUSTRIA 4.0 LA NUEVA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL CHINA

REALIZADO POR JULIA CARRICAJO DE CASO

中国制造



''De una era de la velocidad a una era de la calidad''


El gobierno de la RPC ha dado una respuesta inmediata a la situación de su empeoramiento de la productividad, a la desaceleración de su crecimiento económico y a la disminución de su mano de obra, lo que ha supuesto un encarecimiento de su fuerza laboral, en relación a otros países emergentes y a países cercanos como Vietnam, Indonesia...

Este es el gran desafío chino. 
Industrialización e informatización irán de la mano. Se otorga mas peso a la investigación y al desarrollo para aumentar la calidad de la producción, mediante la aplicación de nuevos estándares, la digitlización y tecnologías inteligentes.


Además de convertirse en un competidor global en la fabricación, la razón de seguridad nacional guiará el proceso de implementación del plan. China quiere disponer de tecnología de la información autóctona. La fabricación de tecnología avanzada se convierte en asunto de seguridad. No quiere depender de un chip IBM o de un sistema Cisco de telefonía.



INDUSTRIALIZACIÓN E INFORMATIZACIÓN IRÁN DE LA MANO. LA INDUSTRIA 4.0, EL FUTURO DEL SECTOR MANUFACTURERO.

Es un nuevo modelo industrial que se apoya sobre varias  evoluciones tecnológicas simultaneas como por ejemplo, la difusión de las herramientas digitales en las empresas, la impresión láser o impresión 3D, la robótica avanzada...Este nuevo modelo debe ser capaz de responder a los desafíos que las empresas deben afrontar en los próximos años y décadas. Estos desafíos van desde el desarrollo sostenible, la ecología en sentido amplio, el control del  gasto energético y las exigencias del consumo.

Es el paso de la producción de masas a la personalización de masas, en definitiva  una demanda y un producto que sea robotizado y digitalizado.

Alemania con 175.768 robots instalados y Corea del Sur  son lideres en la industria del futuro. En estos momentos se trata de dar un espacio al sector industrial en los países
desarrollados y romper con los procesos de desinduatrialización presentes en muchos de estos países. 

El término industria 4.0 ideado en Alemania, integra lo digital, y sobretodo las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), internet de las cosas en las insfraestructuras de la producción, pueden optimizar los procesos y las tareas de manera casi autónoma.

La utilización de tecnologías de la información permite un grado de personalización obtenido por la capacidad de las máquinas que pueden optimizar y tomar decisiones.
La industria 4.0 podría cambiar la productividad de las empresas en el mundo. La producción de masas de bienes personalizados no será tan costosa para las empresas 4.0.
Los productos en la cadena de montaje ni tienen que ser idénticos ni tienen que seguir una formula establecida para obtener una producción rentable. En definitiva, calidad, productividad, menos errores y mayor precisión determinaran los procesos de fabricación.



La industria en China está en proceso de transición de la industria 2.0 a la 3.0. 
Se extiende la industria automatizada, pero la industria digital sigue siendo escasa.
Sany, la empresa mas grande de maquinaria china, y la sexta manufactura mas grande del mundo, es de las pocas-y la primera- en llegar a la industria  4.0, la empresa ha integrado las tecnologías de la información en sus infraestructuras de fabricación. Así mismo, la empresa Huawei y ZTE se benefician de los avances de la industria 4.0 

'Changying Precision Technology Company' con una fabrica enteramente digitalizada en Dongguan-Guangdong que fabrica componentes para  teléfonos móviles, está gestionada únicamente por robots,desde las lineas de producción hasta las unidades de transporte. 
De  650 empleos, ahora no tiene mas que 60 que se dedican al mantenimiento informático. El resultado es tres veces mas piezas, un brazo robótico equivale a 6 u 8 obreros y un nivel de error o fallo del 5%.



La estrategia de la industria 4.0 china, viene de la mano de Alemania, ambos países firmaron un acuerdo en 2015 para proyectar china hacia la industria 4.0.
Para China, esto ha marcado sin duda el punto de partida de su economía hacia la digitalización.





China comprará a Alemania la tecnología y la maquinaria para conseguir la industria 4.0




LA APUESTA DE ALEMANIA POR LA INDUSTRIA DEL FUTURO. LA  INDUSTRIA 4.0 

El proyecto Autonomik für Industrie 4.0–Automatización industrial 4.0–es un programa tecnológico que promueve la interacción de las telecomunicaciones con la producción industrial y el desarrollo de productos innovadores. Cuenta con un presupuesto de 64,5 millones euros. Se trata de un programa de ayudas a nivel nacional en el que participan el Ministerio de Economía y Energía (Bundesministerium für Wirtschaft und Energie – BMWi) y el Ministerio de Educación e Investigación (Bundesministerium für Bildung und Forschung – BMBF), aunque es el primero el que, en última instancia, aprueba los proyectos y concede las ayudas. Autonomik für Industrie 4.03 se desarrolla entre los años 2013-2017 y alcanza unos costes totales de 64,5 millones de euros, de los cuales 39,1 en concepto de ayudas (subvención…). Pueden optar a la subvención empresas privadas, públicas o institutos de investigación de la Unión Europea con establecimiento en Alemania siempre y cuando realicen el proyecto en el país. La subvención es compatible con subvenciones europeas.

Está particularmente orientado a PYMES y los campos de aplicación fundamentales que apoya el programa son:
  • Sistemas de producción autorregulados: Robots, vehículos y otros sistemas autónomos: sistemas de transporte sin conductor, servicios robóticos (robots), etc. 
  •  Servicios inteligentes en el hogar: sistemas de automatización en edificios, gestión de la energía, seguridad, etc. 
La concesión de las ayudas se realiza a través de un concurso público. Actualmente hay 15 proyectos presentados.
A título de ejemplo mencionamos algunos:  
  • CultLab3d: laboratorio móvil para la digitalización en 3D de tesoros culturales.  
  • Manuserv: apoyo en la elección de robots industriales de servicio.  
  • FTF out of the box: vehículos sin conductor guiados por palabras y gestos.  
  • InventAIRy: realización de inventarios en almacenes mediante el empleo de robots voladores. 
  • Speedfactory: producción de piezas individuales de calzado deportivo y textiles  
  • Smart Face: dirección descentralizada de la producción para la industria automovilística.

Estos proyectos apuntan hacia donde se enfocara la industria china en los próximos años, 


LA ESTRATEGIA DEL GOBIERNO CHINO HACIA LA INDUSTRIA 4.0





La estrategia adoptada por el gobierno chino en el programa Made in China 2025 ( publicado  en mayo 2015. ), tiene como objetivo transformar el país en una poderosa potencia tecnológica. Y China 2025 es la punta del iceber ya que las medidas de la estrategia se enmarcan en un plan a 30 años, por lo que la estrategia se aplicara en 3 fases:



  • La primera hasta 2025 Reducir las diferencias con otros países.
  • La segunda hasta 2035 Fortalecer la posición.
  • La tercera hasta 2045 Liderar en innovación.
Para cumplir estos objetivos, se aplicarán políticas favorables en reestructuración de la industria manufacturera en los ámbitos de la innovación, la propiedad intelectual,  el desarrollo sostenible y una adaptación del entorno empresarial con fusiones y reorganización de empresas


                                                                Made in China 2025
                                             
Este plan coincide con las estrategias de los países desarrollados de fabricación inteligente como método para incrementar la competitividad, entre los que se encuentran los programas de Alemania para impulsar la industria 4.0.
Los pasos que está dando China están encaminados a superar a los países occidentales mas desarrollados, como Alemania, EEUU y Japón en el año 2049.


SECTORES PRIORITARIOS PARA FORTALECER LA TECNOLOGÍA NACIONAL 


Equipamiento eléctrico. Tecnología de la información. Maquinaria agrícola. Equipamiento aeroespacial. Nuevos materiales. Equipamiento ferroviario. Ahorro energético y vehículos de nuevas energías. Ingeniería de equipamiento marítimo y barcos de tecnología avanzada. Herramientas de control numérico y robótica. Equipamiento medico.

Para fortalezer estos sectores  y cumplir con el objetivo de industria inteligente, se precisa de una nueva estructura económica es necesaria para avanzar hacia la industria 4.0,  y, para ello  el gobierno chino posee proyectos a lasrgo plazo que ayuraan a facilitar el desarrollo de la economia del país. Estos proyectos e inversiones, sostenidos por el gobierno chino se extenderán  por todo el país.
Seis ciudades en Foshan- Guandong experimentaran los procesos hacia la industria 4.0 en las empresas chinas.


SOPORTE PARA LA INDUSTRIA 4.0

  • Construcción de centros de innovación
  • Fabricación inteligente
  • Fortalecimiento de las infraestructura industial
  • Empresas de fabricación sostenible
  • Equipo de alta gama
El 13º plan quinquenal chino especifica que para 2020 la inversión en I+D alcanzará el 2,5% del PIB y la contribución de avances científicos y tecnológicos al crecimiento deberá suponer el 60% del producto nacional.

Y en todo ello la presencia alemana se une de nuevo a los cambios económicos fundamentales de la RPC, ya se hizo durante la apertura económica de 1978 con Deng Xiaoping, donde Alemania aportó la tecnología y maquinaria necesaria para el nuevo proceso económico. En la actualidad Alemania también aportara la tecnología y los elementos necesarios que permitan el avance hacia el nuevo modelo industrial en china y hacia su independencia y autonomía tecnológica  en un futuro no muy lejano. 

















jueves, 2 de marzo de 2017

EL COCHE ELÉCTRICO. MIENTRAS OCCIDENTE SE LO PIENSA, CHINA APUESTA MASIVAMENTE.


REALIZADO POR JULIA CARRICAJO DE CASO



Mientras que en occidente existe un cierto escepticismo, el coche eléctrico podría dar un salto cualitativo en su implantación gracias al consumo de masas del mercado chino.


Según el profesor Wang Ning de la universidad Tongji, los chinos quieren convertirse en lideres mundiales en esta industria, saben que competir en la industria tradicional les será muy difícil.
Aunque China comenzó a construir coches eléctrico con un mínimo retraso a la producción de los países extranjeros,  en la actualidad, tiene su propia tecnología y sus propias cadenas de montaje.





Solo el 1% de los vehículos que circulan en China son eléctricos, pero conociendo las dimensiones de su mercado, todo hace prever que esta es una etapa clave en el desarrollo de los coches 'cero emisiones' a nivel mundial.

Mientras en occidente, Noruega marca la diferencia donde en 2015 el 17% de las nuevas ventas están relacionadas con los coches eléctricos


El gráfico precedente recoge las matriculaciones en China de coches eléctricos en 2016 y  vemos como BYD acapara los primeros puestos, en el resto aparecen TESLA y su modelo S, con 7.000 coches matriculados, el resto son puestos ocupados por constructores chinos con modelos desconocidos en Europa.

El modelo Qin de BYD está construido íntegramente en China.





A finales de 2016 el parque chino contaba con 730.000 vehículos eléctricos e híbridos recargables.

El gobierno chino elabora una ley 'cero emisiones', inspirada en el modelo californiano de 1993, pues China ambiciona comercializar a partir de 2025 mas de tres millones de modelos de coches a baterías recargables.

Impondrá cuotas a los constructores de coches  para forzar la implantación de estos vehículos.

En 2021 quiere contar con cinco millones de vehículos eléctricos en circulación, para ello destina ayudas a la compra de vehículos eléctricos .

La industria local con BYD en el primer puesto es el fabricante elegido por el mercado chino, en cuanto a las empresas extranjeras, la californiana Tesla Motors es la primera en  vehículos importados.






Su desarrollo depende de las subvenciones. Es en el 13er  plan quinquenal, que el gobierno chino promueve ayudas y subvenciones a la compra de coches eléctricos.

Las ayudas están relacionadas con la autonomía del vehículo:
25.000 yuanes con autonomía    de 100 a 150 Km.
45.000 yuanes de 150 a 250 Km.
50.000 yaunes si la autonomía es superior a 250 Km.

Que al cambio actual supone una ayuda de entre 3.550 y 7.810

Las ayudas deberán reducirse progresivamente entre 2017 y 2019

China se transforma, por lo tanto, en la clave para expandir el uso del coche eléctrico, los constructores valoran que su mercado de masas permitiría una importante reducción de los costes del vehículo y en concreto de las baterías.




Por el memento, Daimler-Mercedes y la china BYD (Build Your Dreams) producen en conjunto el coche eléctrico Denza. Renault introducirá en 2017 su modelo eléctrico Fluence ZE. Y en occidente, capitales chinos se asocian con la británica Anston Martin y la americana TESLA Motors.





La empresa  Faraday Future ubicada en EEUU y con el apoyo financiero del millonario chino Jia Yueting   está dispuesta a medirse con el constructor americano Tesla Motors y lleva sacando cada año modelos y prototipos con la rapidez que da una gran capacidad de inversión y la contratación de talentos y profesionales cualificados 'quitados' a la competencia.

La nueva empresa marca ademas distancia con la industria tradicional concentrada siempre en la venta de nuevos coches. La empresa china plantea 'repensar la movilidad'.

                                


En 2014 el modelo chino e6 de BYD ha sido el `primer taxi eléctrico' utilizado en Barcelona, adelantándose a Nissan, estuvo subvencionado dese el Ministerio de Industria y desde la Generalitat de Catalunya

China es un gran emisor de gas efecto invernadero pero también es el mayor inversor del mundo en energías verdes.

El punto negro del coche eléctrico sigue en pie, para muchos solo se desplaza el problema del centro de las ciudades (concentración de partículas) a una central. En China la electricidad se sigue produciendo en su mayoría a partir del carbón, aunque la industria fotovoltaica y un nuevo proceso abierto para el  abandono del carbón son  incentivados por el gobierno de la RPC,  y adquieren cada vez mas presencia en la producción eléctrica..









viernes, 17 de febrero de 2017

¿CHINA ES UNA ECONOMÍA DE MERCADO?. DUMPING Y ANTIDUMPING



La condición de economía de mercado — un término técnico que se utiliza en las investigaciones antidumping — se ha situado en el primer puesto de la agenda internacional, suscitando un intenso debate sobre si pronto se concederá o no a China esta condición. 


REALIZADO POR JULIA CARRICAJO DE CASO






La UE incluye a China en la lista de países sin economía de mercado, del Reglamento de base  sobre antidumping de la UE (CE 1225/2009), porque el país no cumple los cinco criterios establecidos por la UE para la concesión de la condición de economía de mercado.



Sin embargo, una serie de socios comerciales de China, miembros de la OMC ya ha concedido al país la condición de economía de mercado. 





Porque, aunque los expertos estudian si China se ajuste a los parámetros que definen a una economía de mercado, muchos países ya le han reconocido ese estatus, entre los que destacan Brasil, Argentina, Perú, Chile, Australia, Noruega, Suiza o Rusia. 
(por ejemplo, este reconocimiento supuso para Brasil firmar 11 acuerdos comerciales que favorecen sus exportaciones, el turismo y la inversión. En el caso de Argentina, logró que China le elimine las barreras arancelarias a carnes, y productos agrícolas).

Pero, la UE no lo ha hecho, ni tampoco los Estados Unidos. Para la UE, este tema aparentemente técnico se ha convertido en un punto importante de debate en la actualidad. El tema tiene importantes consecuencias para la Unión —y para muchos de los miembros de la OMC—.






La UE incluye a China en la lista de países sin economía de mercado del Reglamento de base  sobre antidumping de la UE (CE 1225/2009), porque el país no cumple los cinco criterios establecidos por la UE para la concesión de la condición de economía de mercado. La UE realizó la última evaluación de la solicitud de China para obtener la condición de economía de mercado en 2008.



En varias ocasiones Pekín ha reiterado su decepción con el actual tratamiento que recibe como economía no sujeta a las leyes del mercado en las investigaciones antidumping de los miembros de la OMC que aún no le han concedido la condición de economía de mercado.


Mientras, la patronal europea BusinessEurope, se  dirige a la Comisión europea estimando que la concesión de economía de mercado a China, no es automática, si bien ni se pronuncia ni a favor ni en contra, sugiere que se realice un estudio de impacto y recabe las inquietudes de los sectores económicos, se coordine con EEUU y otros países en la interpretación del articulo 15 y se reforme la metodología de cálculo del procedimiento antidumping. 


En cuanto a las organizaciones sindicales, la Confederación Europea de Sindicatos (CES), alega que el reconocimiento del estatus de economía de mercado, pondría en peligro miles de empleos industriales en Europa, y muchos sectores industriales se verían amenazados por la llegada de productos de china a bajos precios. Directamente la CES se opone a que China sea considerada como al resto de países y pide que los sindicatos nacionales se opongan a la concesión de este estatuto, y así se siga protegiendo los productos y los mercados europeos.

En cualquier caso, la última evaluación pública de la concesión de economía de mercado a China por parte de la UE data 2008.

 

China sostiene que sus documentos de adhesión a la OMC acarrean la adquisición automática de la condición de economía de mercado a partir del 11 de diciembre de 2016. Sin embargo, para muchos otros miembros de la OMC, el texto en cuestión — el párrafo 15 del Protocolo de Adhesión de China —puede estar sujeto a otras interpretaciones.


De lo que se trata es de saber si la Unión Europea va a seguir imponiendo, como hasta ahora, impuestos a la importación de productos chinos, lo que resulta, en definitiva, una protección de los productos industriales que llegan desde China.

En varias ocasiones Pekín ha reiterado su decepción con el actual tratamiento que recibe como economía no sujeta a las leyes del mercado en las investigaciones antidumping de los miembros de la OMC, que aún no le han concedido la condición de economía de mercado

El debate jurídico se centra en si se debe conceder o no la condición de economía de mercado a China después de 2016 y qué metodología podría usar la UE en sus investigaciones antidumping de los bienes chinos.

Las cuestiones económicas tienen su origen en la forma radicalmente diferente en la que deben tratarse las economías de mercado y las economías no sujetas a las leyes de mercado en las investigaciones  antidumping.


Para ello se articulan métodos para vetar la entrada directa de determinados productos, alegando que se produce dumping. 

Estos métodos se plasman en medidas antidumping.

El caso mas reciente son las medidas antidumping propuestas por la UE para productos del sector del acero que provienen de China (ver entrada en este blog de 24/11/2017 ''Guerra comercial en el sector del acero''.

O también,  el caso de cazado con la parte superior de cuero natural o regenerado, para el que China solicitó a la UE devolver los derechos antidumping pagados sobre las importaciones de estos productos procedentes de China. 






¿Qué es el dumping?

 ¿Cómo los gobiernos protegen sus productos y sus industrias, a pesar de haber libre circulación de mercancías?

La libre circulación de mercancías es el objetivo de la OMC, establece los principios pero también autoriza las excepciones. 

A este respecto, cabe citar las  medidas adoptadas contra el dumping (ventas a precios 'deslealmente' bajos).

Además, también este organismo adopta medidas sobre  subvenciones y derechos “compensatorios” especiales para compensar las subvenciones y  medidas de urgencia para limitar temporalmente las importaciones, destinadas a “salvaguardar” las ramas de producción nacionales.

Las medidas antidumping sólo se pueden aplicar si el DUMPING perjudica a la rama de producción del país importador. Por lo tanto, ha de realizarse en primer lugar una investigación minuciosa conforme a determinadas reglas. En la investigación deben evaluarse todos los factores económicos que guardan relación con la situación de la rama de producción en cuestión. 
Si la investigación demuestra que existe dumping y que la rama 
de producción nacional sufre un daño, la empresa exportadora 
puede comprometerse a elevar su precio a un nivel convenido a 
fin de evitar la aplicación de un derecho de importación 
antidumping.

Se aplican a productos procedentes de países concretos, lo que representa una infracción de los principios del GATT de consolidación de los aranceles e igualdad de trato para los interlocutores comerciales. Antes de imponer un derecho, el país importador debe realizar una investigación que demuestre debidamente que se ha causado un perjuicio a una rama de producción nacional.

Pero la OMC es una organización de países y sus gobiernos. La OMC no trata con las empresas ni puede reglamentar sus actos, por ejemplo el dumping. Por consiguiente, el Acuerdo Antidumping únicamente afecta a las medidas que puedan adoptar los gobiernos contra el dumping. 

En el caso de las SUBVENCIONES, los gobiernos actúan desde ambos lados: otorgan subvenciones y adoptan medidas contra las subvenciones de los demás. Por consiguiente, el Acuerdo sobre Subvenciones y Medidas Compensatorias somete a disciplina tanto las subvenciones como las respuestas que provocan.

Se puede producir una  subvención “específica”, es decir, una subvención exclusivamente destinada a una empresa o rama de producción o a un grupo de empresas o ramas de producción del país (o Estado, etc.) que la otorga. 

Un país miembro de la OMC puede restringir temporalmente las importaciones de un producto (adoptar medidas de “salvaguardia”) si las importaciones de ese producto han aumentado en tal cantidad que causan o amenazan causar daño a una rama de producción nacional. 




CASOS CONCRETOS DE AYUDAS EN PAÍSES EUROPEOS

Sin ir mas lejos, España, como muchos otros países europeos ha incurrido en ayudas y subvenciones a empresas y sectores, por ejemplo en la  siderurgia y la recién presunta concesión de ayudas ilegales e incompatibles a la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos (Correos). Correos es el principal operador postal en España, en su totalidad propiedad del Estado. Las denuncias se refieren, a   supuestas compensaciones en exceso concedidas a Correos para la prestación de su servicio universal desde 1998, también a supuestas exenciones fiscales concedidas a Correos, y  supuestas irregularidades en el pago de la seguridad social. Ninguna de estas medidas había sido notificada por las autoridades españolas a la Comisión.

Otras actuaciones reclamadas por la Comisión Europea se refieren a la ayuda estatal a la minería o en el caso de Portugal, la creación de una tasa parafiscal para la promoción del vino o la batería de ayudas al sector agrario desde las instituciones europeas.




EL CASO CONCRETO DE CHINA



China ha acudido al procedimiento de solución de diferencias en la OMC
Las medidas antidumping sólo se pueden aplicar si el dumping perjudica a la rama de producción del país importador. Por lo tanto, ha de realizarse en primer lugar una investigación minuciosa conforme a determinadas reglas. 

En la investigación deben evaluarse todos los factores económicos que guardan relación con la situación de la rama de producción en cuestión. 


El procedimiento de solución de diferencias
En la Reclamación presentada por China, el 12 de diciembre de 2016, solicita la celebración de consultas con la Unión Europea con respecto a determinadas disposiciones del Reglamento de la UE relativas a la determinación del valor normal en el caso de los países “sin economía de mercado” aplicables en los procedimientos antidumping que se refieren a productos procedentes de China.
China alegó que las medidas parecían ser incompatibles con:
  • los párrafos 1 y 2 del artículo 2 del Acuerdo Antidumping; y
  • el párrafo 1 del artículo I y el párrafo 1 del artículo VI del GATT de 1994.

Las diferencias que surgen en la OMC se refieren esencialmente a promesas incumplidas. Los Miembros de la OMC han convenido, que cuando estimen que otros Miembros infringen las normas comerciales, recurrirán al sistema multilateral de solución de diferencias en vez de adoptar medidas unilateralmente. Ello significa seguir los procedimientos convenidos y respetar los dictámenes emitidos.




Todo parece apuntar que la UE  no quiere considerar a China como una economía mas, su no reconocimiento como economía de mercado supone que los productos procedentes de China seguirán estando sometidos a procedimientos antidumping, con ello Europa seguirá protegiendo su industria.


Según la última «Evaluación del marco normativo y político que rige la economía china y su repercusión en la competencia internacional» «se abrió un gran número de sectores a los inversores extranjeros y China ha actuado en gran medida conforme a sus compromisos de liberalización contemplados en el Protocolo de Adhesión». Pero el estudio también señala que varias empresas están cerradas a la inversión extranjera directa «porque el Gobierno chino busca proteger a las empresas nacionales en general y a las empresas estatales en particular».


Según la OMC, organización internacional que establece las normas del comercio internacional, sigue existiendo un alto grado de intervención estatal que afecta a los precios y costes en China, . Tal como se afirma en el Examen de las políticas comerciales de China de 2014 efectuado por este organismo: «China sigue controlando los precios de las materias primas y servicios que se considera que afectan directamente a la economía nacional y al sustento de la población» .

Si China es o no una economía de mercado no interesa a la OMC, de hecho, la organización carece de normas para definir qué constituye una economía de mercado o cómo esta debe funcionar. Lo que importa a los miembros de la OMC es en qué medida los precios de las exportaciones chinas reflejan la influencia de la intervención estatal. La condición de economía de mercado reviste importancia cuando los socios comerciales de China inician investigaciones antidumping.

El ejemplo australiano


Australia, un miembro de la OMC, reconoció a China como economía de mercado en 2005. Desde entonces, se ha basado en los ajustes de costes para establecer los valores normales de las importaciones chinas en los casos antidumping. Los márgenes de dumping que ha calculado Australia son notablemente menores que los determinados por los miembros de la OMC que no han concedido a China la condición de economía de mercado.
Por ejemplo, la investigación que hizo Australia de las ruedas de automóviles determinó que los márgenes estaban en su mayor parte por debajo del 10 %, mientras que la mayor parte de márgenes de la UE para el mismo producto se habían calculado en torno al 40-60 %.


LA POSIBILIDAD DE VARIOS ESCENARIOS



Además de los ya previsibles, que China no consiga automáticamente la consideración de economía de mercado, caben otros posibles escenarios.

¿Qué ocurre si se modifica la condición de China?


Las cuestiones económicas tienen su origen en la forma radicalmente diferente en la que deben tratarse las economías de mercado y las economías no sujetas a las leyes de mercado en las investigaciones antidumping.

Es probable que la posible repercusión económica afecte «directamente» a la industria de la UE en los sectores actualmente protegidos por medidas antidumping.


La «repercusión directa» puede variar en función del sector, país y tipo de empresas (siendo, por ejemplo las pymes, probablemente las más afectadas). Otros sectores manufactureros también podrían verse afectados «indirectamente», ya sea de manera positiva (por ejemplo, mediante la compra de más importaciones de China a un bajo precio) o negativa (por ejemplo, con el reemplazo de los insumos intermedios por productos chinos o incluso con su desaparición como resultado del aumento de la competencia).




El escenario en el China obtiene la condición de economía de mercado se plantea en la medida en que no habrá base jurídica para utilizar los datos de un tercer país (como hace la UE en su metodología del país análogo) después del 11 de diciembre de 2016 o para tratar a China como un país sin economía de mercado. 


Para la UE, esto implicaría la modificación del Reglamento (CE) nº 1225/2009 y la eliminación de China de la lista de países sin economía de mercado de la UE.

También cabe otro escenario: que la condición de economía de mercado de China se determine caso por caso.

Los autores que argumentan esto adoptan un razonamiento similar que los que sostienen que China adquiere la condición de economía de mercado, al tiempo que se conserva la posibilidad de evaluar la existencia de condiciones de economía de mercado caso por caso.


Como norma general, el trato de país sin economía de mercado no sería posible. Sin embargo, se podrían realizar ajustes si existiesen pruebas de la distorsión de precios. Algunos sectores podrían quedar exentos de la regla general del trato de economía de mercado.
Este escenario implica que la UE podría aplicar su metodología de «ajuste de costos» —que emplea actualmente en determinados casos relacionados con Rusia, la India y Argentina— a los casos chinos. Sin embargo, cabe señalar que esta metodología ha sido impugnada por los socios comerciales. 

En cualquiera de los casos, optar por adoptar una de las interpretaciones anteriores de manera unilateral puede tener costes económicos y políticos para la UE. de diferencias de la OMC.

En definitiva, los miembros de la OMC no están unidos con respecto a su opinión de cómo se debería tratar a China en las investigaciones antidumping después del 11 de diciembre de 2016. 



Algunas reflexiones sobre la condición de economía de mercado china 

  • La hipótesis de la perdida de empleos en Europa. Las estimaciones que se presentan  se basan en la suposición de que la decisión de conceder dicho trato a China aumentaría las importaciones de manufacturas de China  entre 25 por ciento y 50 por ciento de su nivel básico en 2011.      
  • La evaluación de riesgos se sitúa en una pérdida de empleos, según los estudios encargados, de entre 1,7 y 3,5 millones de puestos de trabajo en la UE.
  • En aumento de las importaciones derivadas de la concesión  de economía de mercado a China, supondría un aumento de las importaciones y una reducción de la producción de la UE, entre el 1 y el 2% del PIB de la UE.
Sin embargo, hay que considerar también estos elementos,

  •  Entre 2000 y 2015 las importaciones de la UE procedentes de China aumentaron un 11,1%.
  •  Alemania, Italia, Reino Unido y Francia serían, en este orden, los países mas afectados en la perdida de empleos. También los países de la Europa central sufrirían este riesgo. España (136.600 a 273.300 puestos de trabajo).

Y, varios  apuntes.

  • La defensa de los países de la UE, y de EEUU, entre otros, sobre lo que supondrá la consideración de economía de mercado a China alegando la perdida de empleos y el incremento de la importaciones a Europa procedentes de China, es a todas luces un contrasentido. Tras quince años de la incorporación de China a la OMC parecería razonable que los países occidentales hubieran avanzado en medidas mas allá de las meramente proteccionistas y de denuncia de dumping a las importaciones procedentes de China.
  • La sostenibilidad del sector productivo europeo tenía que haberse hecho factible dentro de  un criterio de unidad económica y social europea,
  • En el supuesto de perdidas de empleos, estos se perderán por tener una industria no competitiva mas allá de los meros costes laborales.
  • Muchos países, con Alemania a la cabeza han proporcionado durante años la base productiva de China, han sido los grandes exportadores de maquinaria y maquinas herramientas, que han permitido el gran salto económico en China; ahora China ya no es el país importador (que también lo ha sido), y del que se han beneficiado muchos países occidentales; ahora China, invierte, investiga y produce allí.
  • La presencia de capitales extranjeros en la producción china-en una parte importante de las empresas productivas del país- adquiere también una valoración especial sobre el quien, como y donde se produce en el mundo globalizado.
Todo parece apuntar a que Europa y otros muchos países occidentales, no han hecho a su debido tiempo los deberes durante los quince últimos años. 











miércoles, 1 de febrero de 2017

CHINA. OPORTUNIDADES DE INVERSIÓN Y COOPERACIÓN 2017.


REALIZADO POR JULIA CARRICAJO DE CASO


ICEX España Exportación e Inversiones, a través de la Oficina Económica y Comercial de España en Cantón, organiza un  foro, con el objetivo de facilitar a las empresas españolas la identificación de oportunidades de inversión y cooperación empresarial, así como de potenciales socios en China.




El Foro  tendrá lugar los días 8-10 de mayo de 2017 en dicha ciudad.

Esta actividad es susceptible de ser cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).


FECHA LÍMITE INSCRIPCIÓN LUNES 6 DE FEBRERO.
Dpto. de Promoción de Inversiones - ICEX Paseo de la Castellana, 278 - 28046 Madrid Tel.: 91 349 18 05 / 62 11 / 62 05 

ICEX ha marcado unos sectores prioritarios, no excluyentes, en las áreas de :
  • Ciudades sostenibles (smart cities); 
  • Componentes de automoción; 
  • Medio Ambiente (tratamiento de aguas y gestión de residuos); 
  • Sector Sanitario (servicios de consultoría, farmaquímica, biotecnología).
Datos de valoración de ICEX sobre la economía china.

En la actualidad, China es la segunda economía del mundo por detrás de EE.UU. y las previsiones más recientes del Fondo Monetario Internacional (FMI) señalan que en 2017 la economía china podría superar a la estadounidense en paridad de poder adquisitivo.

China ha acelerado su proceso de apertura e integración en la comunidad internacional. En este sentido, China es miembro del G-7, del G-20 y, desde 2001, de la Organización Mundial del Comercio (OMC). El sistema financiero es estable y solvente, y recientemente el Remimbí ha sido incluido en la cesta de divisas de referencia para calcular el valor de los Derechos Especiales de Giro (DEGs).

China representa más de dos tercios del PIB de Asia, siendo su ritmo medio de crecimiento en los últimos años del 8,3%, superior a la media de crecimiento de la región Asia-Pacífico, y muy por encima del  crecimiento medio de la OCDE. En la actualidad experimenta un proceso de transición hacia un nuevo modelo, más favorable para el desarrollo equilibrado y sostenible del país, que se basará en el consumo y la inversión interna, y en la producción de bienes de alto valor añadido.


China representa un mercado potencial enorme de más de 1.300 millones de consumidores. En el año 2015, la renta per cápita se situó en 7.325 euros anuales, lo que supone un aumento del 81% desde 2010. Además, gracias a su localización central en la costa este de Asia, ubicarse en una de las grandes ciudades de China (Pekín, Shanghái, Cantón o Shenzhen) permite la posibilidad de abarcar mercados cercanos como Corea del Sur, Japón, Taiwán, Hong Kong o el Sudeste Asiático.

                    

El régimen de inversiones extranjeras fue objeto de revisión a finales de 2015 para hacerlo más flexible y dotarlo de mayor seguridad jurídica. La inversión extranjera directa acumulada supera los 2,1 billones de dólares. La mayor parte de la inversión proviene de países de la región Asia-Pacífico y sigue concentrada en el sector manufacturas. En 2015, el número de nuevas empresas de inversión extranjera ascendió a 26.575, un 11,8% más que en 2014. De entre ellas, un 24% se establecieron como joint ventures junto a socios locales y un 76% como FIEs (Empresas de Capital Extranjero).


 Entre los países europeos Alemania es el primer inversor (1.560 millones de dólares), seguido por Francia (1.222 millones de dólares) y Reino Unido (1.080 millones de dólares). La inversión extranjera se dirigió, principalmente, a los sectores de manufacturas (30,6%), inmobiliario (22,4%), servicios comerciales y de arrendamiento (9,3%), y comercio mayorista y minorista (7,7%).

La irrupción de China como uno de los principales emisores de inversión directa global es un fenómeno reciente, paralelo a la acumulación de superávit externos registrados a partir de 2004. La inversión en el exterior de China ha pasado de representar el 0,45% de los flujos de inversión mundial emitida en 2004 hasta casi el 10% en 2015. Ese año, China se convirtió en el tercer país inversor absoluto por detrás únicamente de EE.UU. y Japón. 

Según los datos del “World Investment Report 2016” de la UNCTAD, el stock de inversión china en el exterior en 2015 ascendía a 1 trillón de dólares, equivalente al 9,2% del PIB chino. 

En los tres últimos años la inversión china en el exterior ha superado los 100.000 millones de dólares anuales, convirtiéndose en 2015 por primera vez en exportador neto de capitales. En 2013, la inversión directa china en el exterior alcanzó los 107.843 millones de dólares, con un crecimiento del 16,8% interanual, en 2014 llegó hasta 123.119 millones de dólares, con un aumento del 14% interanual, y en 2015 ascendió hasta los 127.560 millones de dólares, lo que supone un crecimiento del 17% interanual.

El objetivo básico de la IDE china es fortalecer la competitividad y sostenibilidad de la producción doméstica en China. En países OCDE, China aplica un patrón de inversión que busca integrarse en los sectores avanzados para adquirir activos (marcas, tecnología y capacidad de gestión) que le permitan defender su posición en el mercado doméstico chino. 


Las exportaciones España – China han mejorado notablemente en los últimos años, reduciendo el déficit comercial. En cuanto a la inversión bilateral entre España y China, China ocupó el puesto 14 en el ranking de países como destino de la inversión española con 5.981 millones de euros de stock en 2015.

El Gobierno tiene ambiciosos planes de inversión pública en grandes proyectos en la provincia de Guangdong (Cantón), a realizar hasta el 2020, por un importe de 830.000 millones de euros. 

Los sectores más favorecidos son: transporte, innovación, modernización de los servicios públicos (educación y sanidad), industria avanzada e inteligente, desarrollo de energía, economía marina, desarrollo de recursos hídricos, modernización agrícola, seguridad alimentaria, urbanismo, medio ambiente y economía de bajo carbono.

Se prevén inversiones en la red ferroviaria, la red de carreteras y la expansión de los aeropuertos de Cantón, Shenzhen, Zhuhai y Shaoguan.

Cantón, capital de la provincia de Guangdong, es el centro político, económico, científico y cultural del sur de China. Considerada una de las mejores ciudades para hacer negocios en la China continental, alcanzó un crecimiento del PIB del 8,5% en el 2015, por encima de la tasa de crecimiento nacional (6,9%) y provincial (8%). Posee una renta per cápita similar a la europea, con expectativas de crecimiento superiores al resto de país, sobre la base de una demanda creciente.






lunes, 30 de enero de 2017

RCEP: EL ACUERDO DE LIBRE COMERCIO QUE LIDERA CHINA EN RESPUESTA AL TPP.


Asociación Económica Integral Regional (RCEP, siglas en Ingles) lleva ya diez rondas de negociaciones.


Cubrirá un mercado de 3.400 millones de personas y estará compuesto por los diez países que integran la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), es decir Malasia, Indonesia, Brunei, Vietnam, Camboya, Laos, Myanmar, Singapur, Tailandia y Filipinas, además de seis países con los que la ASEAN mantiene tratados de libre comercio: Australia, China, India, Japón, Corea del Sur y Nueva Zelanda.



REALIZADO POR JULIA CARRICAJO DE CASO



China, India y Japón estarán en una zona comercial única, junto a otros 12 países.


Los diez miembros de la Asean lideran oficialmente las conversaciones de la RCEP, lo que significa que la Asean discute en primer lugar sus posturas políticas. Posteriormente, los demás países –Australia, Corea del Sur, China Japón, India y Nueva Zelanda– pueden sostener reuniones para determinar una postura común. Finalmente, las 16 partes se reúnen para tomar una decisión común. Este proceso puede repetirse para cada capítulo en discusión.




                           


El próximo 15-19 de febrero de 2017, se tiene previsto una nueva reunión.

Hay algunos países RCEP que no tienen acuerdos de libre comercio entre ellos, por ejemplo, China y la India y China y Japón, por lo que se liberalizan por primera vez a través de la RCEP. 

El acuerdo comercial, tiene como objetivo reducir a 0 los aranceles en el 65% del comercio de bienes, en un plazo de 10 años se ampliara a otro 20% de comercio de bienes. Un 15% de bienes se pospone para el futuro, por ser considerados bienes sensibles para cada país.

Como en el resto de los tratados de Libre Comercio, las negociaciones se realizan a puerta cerrada y las filtraciones son escasas e insuficientes para valorar resultados.

En el capítulo de bienes, en el RCEP filtrado parece que se prohibirán los impuestos a las exportaciones entre países RCEP, impuestos a la exportación de materias primas como el aceite crudo de palma, madera, minerales,etc y que son utilizados por varios países RCEP para fomentar la elaboración de valor añadido. (En el TPP, Malasia y Vietnam se dieron excepciones a la prohibición de impuestos a la exportación de los productos mencionados. Ninguna de estas excepciones se han propuesto en el RCEP).


              



Además este acuerdo comercial no abordara ni la liberalización del sector servicios,ni las empresas públicas ( ambos temas recogidos en el TTP). El sector electrónico liberalizara el comercio en la zona, pero la comisión de trabajo tiene el mandato de  conceder disposiciones especiales para los países menos desarrollados de la ASEAN. En  el sector agrícola, además de la reducción de aranceles, hay una obligación de adherirse a la Unión  Internacional de las obtenciones vegetales (UPOV), lo que condicionara el uso e intercambio de semillas.




Se propone en el acuerdo la codificación del conocimiento tradicional en la agricultura para patentar estos procedimientos, algo no deseado por los agricultores que temen que estos pasen a manos de las empresas que los utilicen con fines comerciales en detrimento de las poblaciones indígenas y las comunidades agrícolas.

En cuanto a las  normas de protección de propiedad intelectual, estas  se extienden, en algunos casos  mucho más allá de lo establecido por el 'Acuerdo sobre Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio' (ADPIC/TRIPS).






Existe una creciente percepción de que el establecimiento de normas internacionales, por lo menos en la propiedad intelectual, se aleja cada vez más de los regímenes multilaterales tradicionales, como los ADPIC, y entrar en el espacio de los tratados del estilo de los tratados de  inversión o tratados de libre comercio.

India ha dicho que sólo aceptaría disposiciones compatibles con los ADPIC

El RECP abrirá aspectos como  la propiedad intelectual referida al coste de los medicamentos, derivados de una extensión en el periodo de la patente, exclusividad de datos, barreras en la entrada...

A la vista de lo que se conoce de los avances del acuerdo, es  en la propiedad intelectual donde hay una especial preocupación por el monopolio de las empresas farmacéuticas y el retraso o bloqueo de los genéricos, no hay que olvidar que millones de personas dependen de la competencia de  genéricos en la India, que es la cuarta potencia farmacéutica mundial, y la primera en fármacos 'sin patente'.



Sería inadmisible que las disposiciones propuestas fueran mucho más allá de los requisitos internacionales de la Organización Mundial del Comercio para la propiedad intelectual y sirvieran para extender los plazos de patentes de las corporaciones farmacéuticas y para la introducción de monopolios de mercado adicionales basados ​​en la exclusividad de datos.


En cuanto a las inversiones, cada país deberá proponer cuáles son los sectores que buscará liberalizar durante las próximas reuniones del grupo. Sin embargo, China, ya tiene abierto un amplio plan de inversiones en infraestructuras, poniendo en marcha 'la ruta de la seda' y el Banco Asiático de Desarrollo e Infraestructuras, creado específicamente como soporte financiero de este proyecto (ver en este blog: ''El mega proyecto de China: La nueva ruta de la seda''. 4 de diciembre de 2016)

La redacción de las disposiciones de resolución de diferencias entre empresas y Estado (ISDS) no tiene el consenso de los países, en particular de la India que está cuestionando estos procedimientos en los tratados bilaterales, al ser mal utilizadas contra los gobiernos.

En definitiva, la India tiene unas exigencias muy altas en propiedad intelectual  y en economía digital, la extensión de vigencia de las patentes /Evergreening  o la exclusividad de datos en la aprobación de comercialización de los productos farmacéuticos. Japón exige la concesión de las patentes de software; la  prohibición general de la retransmisión de contenidos en internet sin la autorización del titular o titulares del derecho también se está discutiendo.

Los detractores del RCEP denuncian que los puntos hasta ahora filtrados  no son una propuesta alternativa, en especial en los temas más espinosos del TPP, tales como los derechos de autor, patentes y protección de los inversores.

 Elementos a tener en cuenta.

  • Los países que están negociando el RCEP tienen una enorme disparidad de ingresos per cápita: desde los US$67,468 de Australia hasta los US$1,000 de Camboya. En ese sentido, es complicado negociar soluciones que beneficien a todos por igual.
  • No se prevé espacios relativos a normas laborales y medioambientales, la India ya ha avanzado que  se opondrá también a cualquier inclusión de normas laborales y medioambientales foráneas (occidentales), así como de cláusulas sobre empresas estatales.
  • Es importante asegurarse que las disposiciones no impidan el acceso a medicamentos asequibles para los millones de personas en los países RCEP y producidos actualmente en estos países. En Europa, en los EEUU  y  en las multinacionales farmacéuticas están deseosos de limitar el sector farmacéutico en la India, algo a lo que este país no quiere renunciar, de ahí su cuidado en todo lo referido a propiedad intelectual en el acuerdo RCEP. Las multinacionales farmacéuticas han desarrollado en los últimos años estrategias para disminuir el efecto que en sus cuentas de resultados tiene el final de la patente. Estas estrategias se llaman “evergreening” o “gestión del ciclo de supervivencia” e intentan mantener los beneficios del monopolio a costa de los presupuestos públicos.